sábado, 25 de julio de 2009

DERECHOS Y RESPONSABILIDADES COMO PADRE y COMO  FAMILIA.
DERECHOS EN JUEGO.
     Prof. Carlos Sam Román     

Los Derechos son facultades inherentes e irrenunciables en la persona humana, y que atañe no solo a la sociedad defenderla y constituirla como tal, desde un estado conceptual y legal como nación y sociedad civilizada, sino también desde el hombre, la mujer y el niño, quienes deben informarse y entender sus universales contenidos del DERECHO y RESPONSABILIDADES, instituida en la Constitución del Estado, Normas y leyes, desde donde garantice la aplicación de las coincidencias que involucre sus artículos afines, desde el cual, sabremos como utilizarla y exigirla como CIUDADANO, en el compartir integral de la garantía a existencia, coexistencia y convivencias, dentro y fuera de la familia. Es por lo tanto La familia, la primera institución educadora, desde los deberes “diarios” en la consistencia integral de sus valores, en sus propios “ejemplos” y en el interés de ser parte en una sociedad, con sus presencias institucionales de permanente compromiso en el afianzar las causalidades de la actual y futura vida en sus ciudadanos, como ser humano, con ideales y perfiles de las perspectivas en coexistir y vivir en paz, armonía y desarrollo en el común de cada realidad y realidades asequibles en el derecho de superación y evolución personal.

Teniendo en su Tiempo, Espacio y vivencias, el fortalecer sus Capacidades, hasta formalizar en cada “etapa” el perfil personal, del interés natural y social de realizarse como persona.

A) DERECHOS DEL NIÑO AL CUIDADO DE SUS PADRES

El derecho del niño al cuidado de sus padres se encuentra específicamente protegido en tratados sobre los derechos de los niños y establece las obligaciones del Estado para asegurar que los niños no sean separados de sus padres sin el proceso jurídico necesario, y para dar sostén a los padres y a la unidad familiar. Los estatutos relacionados con los derechos maternales sin duda apoyan el principio básico de que el lazo fundamental entre madre e hijo debe ser sostenido. Una variedad de convenios enfatizan la necesidad del Estado de proveer cuidado intensivo para las mujeres embarazadas, licencia de trabajo por maternidad, tanto antes como después del parto, el cual debe ser remunerada o con beneficios de seguridad social.

Las leyes sobre derechos humanos establecen los estándares que deberán observarse en relación al cuidado de los niños que no tienen padres. Asimismo, abarcan las situaciones que se presentan por familia sustituta, adopción tanto nacional como internacional. Lo más importante de estos principios es que aseguren que los intereses fundamentales de los niños sean observados y que los protejan en contra de la explotación y el abuso de que son vulnerables esta categoría de niños. Por último, también se protege a los niños para asegurar que sus padres cumplan con sus obligaciones en caso de disolución del matrimonio.

LOS DERECHOS SON:

  • Estar involucrado(a) en la educación y cuidados del hijo (a).
  • Recibir información acerca del desarrollo y progreso de su hijo (a).
  • Compartir en las decisiones acerca de los cuidados de su hijo (a).
  • Tener contacto frecuente con los maestros acerca de su hijo (a).
  • Tener acceso al salón de clase a través de visitas y observación.
  • Ser reconocido(a) como el (la) "Experto (a)" en lo referente a su hijo (a).
  • Ser informado(a) cuando una enfermedad contagiosa o situación traumática se presente en cualquier programa o emergencias.
  • Ser informado(a) por el maestro(a) cuando su hijo (a) tenga un problema.
  • Ser informado(a) acerca de los cambios en las tarifas, maestros o programación.


LAS RESPONSABILIDADES SON: (Comprometerse, integrarse y participar activamente)

  • Estar involucrado en la educación y aprendizaje de su hijo (a).
  • Hacer saber al maestro(a) que usted está preocupado(a) e interesado(a) en su hijo (a) y en el progreso del mismo (a).
  • Fijar metas con el maestro y compartir en las decisiones concernientes a los cuidados de la guardería, colegio o entidad de su hijo (a).
  • Compartir información acerca de su niño(a) y de su hogar, la cual podría afectar su comportamiento y bienestar futuro.
  • Hablar de los problemas y preocupaciones con el maestro(a) primeramente.
  • Mostrar apreciación por los maestros, entablando una unidad formal de ser todos educadores.
  • Mejorar continuamente sus destrezas como padre de familia y entendimiento de los hijos.
  • Ofrecerse como voluntario(a) para ayudar al maestro(a) de alguna manera.
  • Cumplir con las políticas del programa de cuidados de guardería infantil, colegio y volver a leer el contrato y el manual de políticas y compromisos regulares.
  • Mantener al hijo(a) en casa cuando esté enfermo(a), a menos que se proporcionen cuidados a niños enfermos sea solo en entidades especiales. (Con mayor presencia)
  • Leer a su niño(a) y pasar tiempo hablando y jugando juntos, motivando valores de lo que es la información, lectura y coloquio de pareceres y conceptos diversos.

B) EL DERECHO DE PLANIFICAR UNA FAMILIA

  • El derecho de cada individuo para determinar libremente la cantidad y la planificación de sus hijos ha sido reconocido por la mayoría de las asambleas de la ONU como la de Teherán en 1968 y El Cairo en 1994 sobre la población y el desarrollo. Sin embargo, este concepto de ley no ha sido plasmando legalmente en algún tratado de derechos humanos y todo el problema de las programas respecto a la planificación de familia sigue siendo controversial por varias razones: miedo a hacer coercitivos programas de planificación familiar, la idea de que la planificación familiar promueve la promiscuidad; debates sobre abortar y el estatus del niño no nacido.

C) DERECHOS IGUALES PARA EL HOMBRE Y LA MUJER EN LA FAMILIA

  • La ley de los derechos humanos asigna derechos y obligaciones igual tanto para el hombre como para la mujer en el matrimonio, durante el matrimonio y en caso de disolución del matrimonio. Sin embargo, en muchos países del mundo, la mujer no tiene una posición igual a la del hombre, ni en el matrimonio, ni en la vida familiar. Las leyes y la costumbre que gobiernan el estatus de la mujer en la familia muchas veces limitan tanto su rol como su capacidad jurídica. La posición de la mujer es determinada en relación a los miembros masculinos de la familia y puede afectar sus derechos, por ejemplo, el derecho a heredar la propiedad familiar. En algunos países, los derechos de la mujer, como la nacionalidad y ciudadanía, son coartados o negados por ley en varios aspectos al momento de contraer el matrimonio.

D) EL DERECHO DE CASARSE Y FUNDAR UNA FAMILIA

La familia es reconocida como la unidad más natural y fundamental de la sociedad, es por eso que el derecho de casarse y formar una familia es protegido por los derechos humanos. Los derechos humanos no establecen los tipos de familias que sean vistos como aceptables puesto que hoy en día existen varias formas de familias y matrimonios.

Recientemente, el que estos derechos deban ser aplicados o no a parejas del mismo sexo, ha sido ampliamente discutido. Aunque la ley de los derechos humanos no trata específicamente sobre esto, una parte de su normatividad trata acerca del derecho a casarse y formar una familia, el derecho a la igualdad y a no ser discriminado. Por lo tanto, podemos asumir que las parejas homosexuales y lesbianas también deben ser protegidas por los derechos humanos.

E) EL DERECHO DE CONTRAER MATRIMONIO CON LIBRE Y PLENO CONSENTIMIENTO

Según los tratados de los derechos humanos ningún matrimonio debe contraerse sino por la propia voluntad de cada uno de los futuros cónyuges. Hoy en día el matrimonio forzado, por razones económicas o culturales, es efectuado en muchos países del mundo. Los matrimonios forzados de niñas menores de 18 años es un área de particular preocupación. El matrimonio de niños es una violación a los derechos humanos. Se han llevado a cabo estudios en los que se demuestra que algunos riesgos de salud y la existencia de violencia doméstica pueden estar relacionados con matrimonios a temprana edad. Existen muchas campañas de derechos humanos dirigidas a la prevención de este tipo de matrimonios. Hay un tratado de 1965 que obliga a los Estados a determinar una edad mínima para el matrimonio. El tratado no estipula una edad mínima, ni tampoco el convenio de la ONU Sobre los Derechos de los Niños, el cual define al niño como una persona menor de 18 años; sin embargo, este tratado permite a cada Estado de definir su propio límite de edad para cualquier propósito bajo sus leyes nacionales.

F) DERECHO A LA REUNIÓN FAMILIAR

Cuando padres e hijos residen en países diferentes, el Estado está obligado a facilitar el contacto y tramitar los requerimientos para entrar o salir del estado y que se reúnan de una manera humana y expedita. Estos derechos serán restringidos únicamente por razones de seguridad nacional y orden público. Este es un derecho particularmente importante que tienen los refugiados y existen procedimientos especiales en la mayoría de los países para reunificar a los padres refugiados con sus hijos. Los tratados en derechos humanos obligan al Estado a tomar medidas especiales para encontrar a los padres de un niño refugiado y separado de ellos y hacer todo lo posible por reunirlos.

 

Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948) (artículo 16)

La Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) fue adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidades en 1948. Como se trata de una resolución, ésta no es legalmente obligatoria por si misma a pesar de las aseveraciones comunes en contrario. Sin embargo, ha establecido importantes principios y valores que mas tarde fueron contemplados en tratados legalmente obligatorios de la ONU. Asimismo, un número de estas previsiones, se ha convertido en parte del derecho consuetudinario internacional. El Artículo 16 apoya el concepto de la familia como la unidad natural y fundamental de la sociedad. Establece el derecho del hombre y de la mujer para casarse y fundar una familia, el derecho a la igualdad en el matrimonio y el libre consentimiento en éste.

Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (1966) (artículo 10)

El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC) fue adoptado por la Asamblea General en diciembre de 1996 y entró en vigor en 1976. Establece los principios propuestos en el DUDH y es legalmente obligatorio para todos los Estados que han firmado y ratificado sus provisiones. El artículo 10 reconoce algunos de los derechos humanos básicos en lo que concierne a la vida familiar y profundiza en los derechos de las madres embarazadas, licencia por maternidad y seguridad social.

DERECHOS

  • A recibir atención médica de la mejor calidad
  • A estar informado
  • A ser tratado como un individuo
  • A la intimidad y confidencialidad
  • A recibir servicio sin ser discriminado
  • A recibir un trasplante de riñón
  • A recibir cuidados médicos en el hogar
  • A administrarse el tratamiento personalmente
  • A recibir tratamiento de emergencia
  • A recibir asesoramiento dietético
  • A recibir asesoramiento de un trabajador(a) social
  • A que el centro funcione eficientemente y que ofrezca servicios organizados
  • A un protocolo de reclamaciones
  • A negarse a recibir drogas, tratamiento y procedimientos
  • A recibir ayuda para obtener consultas
  • A recibir información sobre programas de investigación
  • A recibir explicaciones sobre los costos

DERECHO A RECIBIR ATENCIÓN MÉDICA DE LA MEJOR CALIDAD

Cada paciente tiene derecho a recibir atención médica de mucha calidad si los centros de diálisis se rigen por altas normas profesionales 

Cada paciente tiene el derecho a que el médico que lo atiende le informe sobre el desarrollo del régimen utilizado para el cuidado de su salud.

Cada paciente tiene el derecho a esperar que no le de tratamiento un practicante hasta que un miembro entrenado del personal lo supervise. El estatus de practicante lo determinará el centro de diálisis.


DERECHO A ESTAR INFORMADO

A menos que sea contraindicado, cada paciente tiene derecho a recibir información por parte del médico responsable sobre diagnósticos, modalidades de tratamiento, prognosis y posibles complicaciones en términos que el paciente pueda entender. Si no es conveniente que el médico responsable dé esa información directamente al paciente, deberá transmitírsela a un miembro apropiado de la familia o a otra persona encargada del paciente.

Cada paciente deberá ser informado de los desarrollos y técnicas nuevas relacionadas con su tratamiento.

Cada paciente tiene derecho a discutir con el médico responsable los informes de laboratorio y las sesiones de tratamiento así como a recibir una explicación de su significado de modo que el paciente pueda participar con más conocimiento en la preparación de un plan de tratamiento.

Cada paciente tiene derecho a que el médico responsable le informe sobre cualquier efecto secundario que puedan tener los medicamentos que se le prescribieron.


DERECHO A SER TRATADO COMO UN INDIVIDUO

Cada paciente tiene derecho a ser tratado con dignidad, respeto y consideración por los médicos, personal y otros pacientes del centro de diálisis.

Cada paciente tiene derecho a esperar que el médico responsable coopere con él cuando surjan modificaciones a las técnicas usadas en su tratamiento de diálisis si no comprometen la seguridad y la eficiencia del tratamiento.

Cada paciente deberá tener la oportunidad de cambiar la forma de su terapia cuando esto sea factible.

Cada paciente tiene derecho a esperar que el porcentaje de pacientes y personal del centro esté en consonancia con las leyes federales y estatales.


DERECHO A LA INTIMIDAD Y A LA CONFIDENCIALIDAD

Cada paciente tiene derecho a la intimidad con respecto a su atención médica.

Sus exámenes y conversaciones deberán mantenerse y manejarse bajo un compromiso de confidencialidad.


DERECHO A RECIBIR SERVICIO SIN DISCRIMINACIÓN

Cada paciente tiene el derecho a recibir la atención médica y los servicios apropiados sin actitudes discriminatorias basadas en su raza, color, sexo, preferencia sexual, religión u origen.


DERECHO A UN TRASPLANTE DE RIÑÓN

Cada paciente tiene derecho a que el médico responsable y, si es posible, un cirujano especializado en trasplantes le explique todos los aspectos relacionados con un trasplante de riñón, incluyendo, pero no limitado a, los beneficios, complicaciones, efectos secundarios de la terapia inmunosupresora y los riesgos que corren los donantes vivos.

Después de consultar con el médico responsable, cada paciente tiene derecho a seleccionar el centro de trasplante donde se llevará a cabo su trasplante.


DERECHO A RECIBIR TRATAMIENTO EN SU HOGAR

Los pacientes que reciben tratamiento en su hogar contarán con la protección que les aseguran los derechos ya estipulados pero estos pacientes también requerirán de otros derechos que se aplicarán solo a ellos. Ejemplos de esas aplicaciones específicas son las que siguen:

Cada paciente deberá ser informado por el médico responsable sobre las nuevas tecnologías y procedimientos que han sido aceptados y también tendrá derecho a usarlos.

Cada paciente tiene derecho a recibir material informativo sobre nuevas tecnologías y procedimientos ya aceptados.

Cada paciente tiene derecho a hacer sugerencias sobre la revisión del equipo médico.

Cada paciente tiene derecho a que la dietista, el trabajador(a) social y las enfermeras(os) le ofrezcan seguimiento en su tratamiento.


DERECHO A DARSE TRATAMIENTO EN SU CASA

Si un paciente puede darse el tratamiento en su casa, tiene derecho a recibir explicaciones de todo lo que involucra ese tratamiento, incluyendo pero no limitado a, sus ventajas y desventajas.


DERECHO A RECIBIR ATENCIÓN MÉDICA DE EMERGENCIA

Cada paciente tiene el derecho a recibir atención médica rápida en todo momento.

El centro de diálisis le informará a cada paciente acerca de los procedimientos que se seguirán en caso de que no encuentre atención médica; en caso de nevadas, baja presión del agua, fuego y pérdida de electricidad.

El médico responsable del paciente le informará acerca de los arreglos apropiados que se harán si surgen emergencias médicas como una fístula sangrante o un episodio de coagulación.


DERECHO A RECIBIR ASESORAMIENTO DIETÉTICO

Cada paciente tiene derecho a que una (un) dietista le aconseje sobre su dieta, como lo mandan las leyes federales.

A cada paciente se le entregará material educativo apropiado.

A cada paciente se le proporcionará seguimiento en su cuidado médico y asesoramiento


DERECHO A RECIBIR ASESORAMIENTO DE TRABAJADORES SOCIALES

Según lo definen las leyes federales, cada paciente tiene derecho a recibir asesoramiento por parte de los trabajadores sociales.

Se le proveerá, cuando ello sea necesario, de evaluaciones iniciales y de seguimiento al cuidado médico, incluyendo pero no limitado a, examinar la conveniencia de recibir rehabilitación vocacional y asesoramiento psicológico.


DERECHO A QUE SE MANEJE EL CENTRO DE DIÁLISIS EFICIENTEMENTE Y SE OFREZCAN SERVICIOS EN FORMA ORGANIZADA

Cada paciente tiene el derecho a que el centro de diálisis al que asiste esté dirigido en forma eficiente y que se provea un ambiente limpio, cómodo y placentero.

Cada paciente tiene derecho a que este centro haga un esfuerzo para evitar la incomodidad, las tardanzas innecesarias en los tratamientos y que ofrezca un horario flexible que se acomode a las necesidades particulares de cada paciente dentro de las restricciones de tiempo a las que se enfrenta el centro sin interferir con los horarios de otros pacientes.


DERECHO A UN PROTOCOLO DE RECLAMACIONES

Si algún paciente siente que no se ha cumplido con estos derechos, deberá tratarlo con el personal del centro y, si no queda satisfecho, utilizará el procedimiento de querellas establecido por el centro de tratamiento.

Si después de haber utilizado el procedimiento de querellas, el paciente siente que su queja no se ha atendido adecuadamente, deberá tratar el procedimiento de apelación del Consejo Renal Transatlántico. Los pacientes pueden no utilizar el procedimiento de querellas del centro de diálisis antes de pedir una revisión por parte del Consejo.


DERECHO A NEGARSE A INGERIR DROGAS, SEGUIR EL TRATAMIENTO Y ACEPTAR PROCEDIMIENTOS

De acuerdo con el derecho de cada paciente a tomar decisiones sobre la clase de atención médica que desea recibir, también tiene derecho a que el médico le informe acerca de las consecuencias que puede tener el rechazo de drogas, tratamientos o procedimientos y, hasta donde sea permitido por la ley, el derecho a negarse a ingerir drogas, recibir tratamiento o aceptar los procedimientos ofrecidos.

Si un paciente decide no aceptarlos, deberá informar su rechazo por escrito y afrontar la responsabilidad de las consecuencias médicas que pueden sobrevenir.


DERECHO A RECIBIR ASISTENCIA PARA BUSCAR OTRA OPINIÓN MÉDICA

Cada paciente tiene derecho a solicitar y recibir ayuda en la búsqueda y obtención de asistencia médica por parte de otro médico para cualquier problema médico, sea éste renal o no.

El paciente deberá saber que el costo de esta consulta no será cubierto por las provisiones de reembolso y que tendrá que pagarlo de su bolsillo.


DERECHO A SER INFORMADO SOBRE LOS PROGRAMAS DE INVESTIGACIÓN

De acuerdo con las leyes federales y estatales, cada paciente tiene derecho a recibir explicaciones sobre cualquier programa de investigación en el que se le haya solicitado participar. No se llevará a cabo ningún estudio sin el consentimiento concienzudo del paciente o de su representante legal.

El paciente tiene la prerrogativa de negarse a participar o retirar su consentimiento en cualquier momento.


DERECHO A QUE LE EXPLIQUEN LOS COSTOS

Cada paciente tiene el derecho a recibir una explicación completa sobre los costos relacionados con el uso del centro de diálisis y la atención médica.

El personal administrativo le ayudará a llenar los formularios del seguro.

Cada paciente tiene derecho a recibir asesoramiento financiero. Este asesoramiento deberá incluir, pero no estará limitado a, tratar sobre la clase de fondos disponibles para ayudar al paciente a pagar por los gastos médicos.


RESPONSABILIDADES DEL PACIENTE

  • Estar bien informado
  • Ser considerado con los demás
  • Ayudar en la formulación de un programa de tratamiento y cumplir con él
  • Llegar a tiempo para recibir el tratamiento
  • Acatar las regulaciones del centro de diálisis
  • Cumplir con sus obligaciones financieras

ESTAR BIEN INFORMADO

Cada paciente tiene la responsabilidad de entender la naturaleza y tratamiento de su enfermedad renal lo mejor posible.


SER CONSIDERADO CON LOS DEMÁS

Cada paciente tiene la responsabilidad de ser considerado con los otros pacientes, con el personal del centro y con los médicos que imparten tratamiento.

Cada paciente deberá demostrar consideración y comprensión cuando los miembros del personal y los médicos están atendiendo a otros pacientes.


AYUDAR A FORMULAR SU PLAN DE TRATAMIENTO Y ACATARLO

Para conseguir la máxima rehabilitación y bienestar, cada paciente tiene la responsabilidad de dar toda la información que se requiera para diseñar y dirigir su programa de tratamiento y regirse por él.


LLEGAR A TIEMPO PARA SU TRATAMIENTO

Cada paciente tiene la responsabilidad de hacer el mayor esfuerzo posible para ser puntual y llegar a la hora en que le toca su tratamiento de diálisis. Si no podrá estar a la hora convenida, lo informará al centro.


ACATAMIENTO DE LAS REGLAS DEL CENTRO DE DIÁLISIS

Cada paciente tiene la responsabilidad de acatar las reglas del centro de diálisis, que han sido redactadas para proteger su vida, su seguridad, y para ofrecer servicios de alta calidad a todos los pacientes por igual.


CUMPLIR CON SUS OBLIGACIONES FINANCIERAS

Cada paciente tiene la responsabilidad de hacer un esfuerzo para cumplir con sus obligaciones financieras ante el centro de diálisis y su médico.

Dentro de sus posibilidades, cada paciente tiene la responsabilidad de obtener un co-seguro por medio de un agente privado o registrándose en la Parte B de Medicare.

Cada paciente tiene la responsabilidad de presentar a tiempo todos los pagos que reciba de programas o políticas de seguros médicos que se deban al centro de diálisis o al médico por servicios prestados en el tratamiento de enfermedades del riñón.

Como tal, Los deberes y derechos en familia, es, no solo de nuestra familia, sino de toda una familia humana, en las que se pone en juego Los Derechos de la Humanidad. Y que gira como un circulo al repetirse los bienes y valores de las convivencias y coexistencias culturales.

Prof. Carlos Sam Román.


Publicado por Charlsperu @ 20:30
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios